------------------------------- TU PSICÓLOGO EN ACTOPAN HGO

lunes, 9 de diciembre de 2013



¿Cuánto cuidas tu salud?

El día de hoy quisiera compartirles un fenómeno que se ha dado, y se seguirá dando sino se hace conciencia...

Y es ¿Cuánto nos preocupa nuestra salud? 

¿Solo sabemos que tenemos salud cuando la perdemos?

¿Por qué razón?  

Los invito a que cada uno, reflexione acerca de esto.

En mis sesiones de psicología con los pacientes he notado, que solo en los extremos es cuando hay luz, ejemplo: ¿por qué solo vamos a terapia cuando ya se está por terminar la relación', o ¿porque llevan los papas a su hijos cuando ya intentaron un suicido? etc etc. 

El cuerpo y la mente no están separados, como la mayoría de personas creen, o que no le dan la importancia que se le debe a la mente.

 Así como solo las personas van al médico cuando ya no aguantan el dolor físico, y que por lo regular si se les da otra oportunidad no aprenden la lección, claro hay sujetos que si lo hacen y a partir de ahí tienen o establecen ciertos cuidados con su organismo.
Así como pasa con el cuerpo físico, imagínate ¿qué pasa con la psique?, esta se va deteriorando desgastando con los problemas cotidianos, desde problemas "sencillos", hasta un duelo, el divorcio, no encontrar pareja, la rebeldía del niño/adolescente,  situaciones que no están en un manual de trastornos específicos...

¿Entonces cuál es tu razón para no darle prioridad a cuando te enfermas físicamente  y más aún cuál es tu razón por la que si te sientes desequilibrado no vas al psicólogo?

¿Por qué si se busca la felicidad, sigues haciendo lo mismo?


Estas preguntas contéstalas tú mismo, se honesto, y si crees no saber la respuesta, solo quédate un poco en silencio y estará ahí la respuesta. 

viernes, 31 de mayo de 2013

EL HADA MADRINA SOLIDARIA



NARRADORA Érase una vez una pareja que cumplía bodas de plata y también sus 60 años de edad. Durante la celebración tuvieron la visita de un hada madrina.

HADA Como premio por haber tenido un matrimonio ejemplar durante 25 años, les concedo a cada uno un deseo.

ESPOSA Pues yo… ¡yo quiero hacer un viaje alrededor del mundo junto a mi querido esposo!

NARRADORA El hada movió la varita mágica y…

NARRADORA … los pasajes aparecieron en las manos de la mujer.

ESPOSA ¡Ohhhh, qué maravilla!

NARRADORA Después le tocó el turno al marido.

ESPOSO (PENSANDO) Eh… Este… Una oportunidad así sólo se da una vez en la vida. (A ELLA) Perdóname, mi amor, pero...... mi deseo es... tener una mujer 30 años más joven que yo...

ESPOSA ¿Cómo?

NARRADORA La mujer quedó dolida, pero un deseo es un deseo. El hada hizo un círculo con la varita mágica y…

NARRADORA …¡el hombre pasó a tener 90 años!

HADA Moraleja: los hombres son unos pillos… pero las hadas madrinas… ¡somos mujeres!

LA CUENTA





Érase una vez, hace ni mucho ni pocos años, en un país ni muy lejano ni muy cercano, una madre, que al levantarse por la mañana encontró una nota encima de la mesilla.
Carmen, que así se llamaba la madre leyó la nota con mucha curiosidad. Decía así: “Trabajos realizados en estos años: Por limpiar el polvo del piso de arriba, 10 reales; por tender la ropa, 10 reales; por planchar, 10 reales; por hacer la compra, 15 reales; por ayudar a hacer la comida, 10 reales. Total: 55 reales. Firmado: Tu hija.” La madre dobló la nota con cuidado y la dobló en su cajón.  
A la mañana siguiente, Rosa, que así se llamaba la hija se encontró el dinero sobre sus mesilla, con una nota que decía: “Por haberte lavado tu ropa, nada: por haberte arropado y mirado con cariño mientras dormías, nada; por haberte hecho con todo mi amor y lo mejor que sé las comidas que tanto te gustan, nada: por haberte tratado con cariño cuando te dejó Carlos y hacer como si no supiera siquiera que tenías novio, nada; por abrazarte y besarte cuando estabas triste, nada. Total, nada”.

Un cuento para aquella mujer trabajadora


Bernardo es recibido por Teresa Marcos, Jefa de Personal, una mujer de uso 40 años, en apariencia muy segura de si misma.

  • Vengo por el anuncio.
  • Bien. Siéntese. ¿Cómo se llama?
  • Bernardo…
  • ¿Es usted señor o señorito?
  • Señor. Me llamo Bernardo Delgado, señor de Pérez.
  • Bien. Debo decirle, señor de Pérez, que a nuestra empresa no le gusta emplear hombres casados. La verdad es que tenemos varios de baja por paternidad y esto nos crea bastantes dificultades. Comprendemos que las parejas jóvenes quieran tener hijos, por eso, en igualdad de condiciones, preferimos contratar mujeres.
  • Lo entiendo, señora, pero ya tenemos dos hijos y no queremos más. Además yo me he hecho la vasectomía.
  • Bien. En ese caso, sigamos. ¿Qué estudios tiene usted?
  • Ciclo de Auxiliar en Servicios Administrativos. Me hubiera gustado terminar el bachillerato, pero en mi casa éramos cuatro y mis padres, como es natural, dieron prioridad a las chicas. Tengo dos hermanos médicas y otra coronela.
  • ¿Qué experiencia profesional tiene usted?
  • Trabajé durante un año de administrativo en Pinturas COLORINSA. Pero al casarme lo dejé para ocuparme de mi esposa y de los niños. A ella no le gustaba que trabajara fuera de casa. Además, mi esposa es Ingeniera de Telecomunicaciones, y no hacía falta que yo trabajara.
  • En ese caso, señor de Pérez, supongo que usted deseará un sueldo que complemente. Un dinerillo para esos gastos que a todo hombre le gusta tener: ropa, perfumes…Vamos, esos caprichos que tal vez su esposa no le permita. Para empezar le ofrecemos contrato de trabajo por seis meses y 500 euros mensuales. Además si en estos seis meses su rendimiento iguala al d sus compañeras mujeres, le asignaremos las mismas responsabilidades y, por lo tanto, el mismo sueldo. En esta empresa no nos gusta discriminar a nadie. ¿Le parece razonable?
  • Sí. Además le agradezco que me permitan demostrar que puedo hacer mi trabajo tan bien como una mujer. Aún hoy se encuentran empresas que piensan que por ser varón vas a trabajar menos.
  • Bien. En ese caso, en unos días le daremos una respuesta. De todas formas, si me permite el atrevimiento, sería un honor poder contar en nuestra empresa con un hombre tan atractivo como usted.
    El señor de Pérez salió muy contento de la oficina. Tenía la sensación de haber causado una buena impresión.
    La señorita Marcos y la Directora General coincidieron en que contar con un hombre de aspecto juvenil y atractivo como el señor de Pérez podría ser muy importante en un departamento de ventas en el que la mayoría de las clientas son mujeres de mediana edad.
    Al cabo de unos días el señor de Pérez recibe una carta que comienza diciendo: “Nos es muy grato comunicarle….”




miércoles, 29 de mayo de 2013

Algunas frases de Buda

No hay incendio como la pasión: no hay ningún mal como el odio.

El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

Avanzando estos tres pasos, llegarás más cerca de los dioses: Primero: Habla con verdad. Segundo: No te dejes dominar por la cólera. Tercero: Da, aunque no tengas más que muy poco que dar.
Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos.

Como flores hermosas, con color, pero sin aroma, son las dulces palabras para el que no obra de acuerdo con ellas.
Ni siquiera un dios puede cambiar en derrota, la victoria de alguien quien se ha logrado dominar a si mismo.

La reflexión es el camino hacia la inmortalidad (nirvana); la falta de reflexión, el camino hacia la muerte.

El insensato que reconoce su insensatez es un sabio. Pero un insensato que se cree sabio es, en verdad, un insensato.

Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.

Pocos son entre los hombres los que llegan al otro lado de la orilla; la mayor parte corre de arriba a abajo en las playas de la ignorancia.

miércoles, 6 de marzo de 2013

Mujeres



No podemos controlar quién nos trae al mundo. No podemos influir en la fluidez con que nos educan. No podemos obligar a la cultura a volverse instantáneamente hospitalaria. Pero las buenas noticias son que, aún después de ser heridos, aún en un estado feral, aún incluso en un estado hasta el momento de captura, podemos recuperar nuestras vidas.

Ser fuerte no significa hacer brotar músculos y flexión. Significa encontrarse con lo luminoso de uno sin huir, viviendo activamente con la naturaleza salvaje de una manera propia. Significa ser capaz de aprender, ser capaz de sostener lo que sabemos. Significa sostenerse y vivir.

En nuestra vida, aún cuando un episodio resulte en una caída fuerte o una quemadura seria, siempre hay otro episodio esperándonos, y luego otro. Siempre hay más oportunidades de hacerlo bien, de labrar nuestra vida del modo en que merecemos tenerla. El fracaso es mejor maestro que el éxito. Escucha, aprende, sigue adelante.

La mejor tierra para sembrar y hacer crecer algo nuevo otra vez está en el fondo. En ese sentido, tocar fondo, aunque extremadamente doloroso, es también el terreno de siembra.

Se nos ha enseñado que a la muerte siempre le sigue más muerte. Simplemente no es así. La muerte siempre está en proceso de incubar nueva vida, aún cuando nuestra existencia haya sido cortada hasta los huesos.

Para la mayoría de las mujeres, dejar morir no va en contra de su naturaleza, tan sólo en contra de su entrenamiento.

Como en el sueño, la naturaleza de Vida/Muerte/Vida en su forma más salvaje es tan simple como una graciosa exhalación (final) e inhalación (principio). La única confianza requerida es saber que cuando hay un final habrá otro comienzo.

Si vivimos como respiramos, tomando y soltando, no podremos equivocarnos.

Para poder ver la dirección correcta, debemos ser capaces de ver las equivocadas.

Cuando estás conectado con el yo instintivo, siempre tienes por lo menos cuatro opciones: las dos opuestas, la opción de en medio, y "contemplándolo mejor..."

¿Con qué alimenta uno a la intuición para que esté consistentemente nutrida y que responda a nuestras peticiones de escudriñar el ambiente? Uno la alimenta de vida --uno la alimenta de vida mediante escucharla.

Aunque el exilio no es algo que se desee por diversión, hay una ganancia inesperada en él: son muchos los regalos del exilio. Saca la debilidad a golpes, hace desaparecer los plañidos, habilita la percepción interna aguda, acrecienta la intuición, otorga el poder de la observación penetrante y una perspectiva que "el de adentro" nunca podría lograr.

El trabajo profundo se parece mucho a la excitación sexual. Comienza de cero, se acelera en altiplanos, se vuelve sostenido e intenso. Si los altiplanos son interrumpidos de golpe (imagina un ruido fuerte e inesperado), deberás comenzar todo de nuevo.

Uno de los asuntos menos discutidos de la individuación es que conforme arrojas luz en la oscuridad de tu psique tan intensamente como puedas, las sombras, donde no hay luz, se vuelven aún más oscuras. Así, al iluminar una parte de la psique, resulta una oscuridad más profunda con la cual luchar. Esta oscuridad no debe ignorarse. La clave, las preguntas, no pueden esconderse ni olvidarse. Deben ser postuladas. Deben ser respondidas.

¿Puede un aspecto negativo de la psique ser reducido a cenizas con ser observado y observado? Sí, en efecto. Mantener el asunto en constante conciencia puede causar que se deshidrate.

...tomar un poquito de aquí y ponerlo allá. La transformación no es más complicada que eso
.



http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=UkhG4JihpaQ#!
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- BARRA PROMOCION ------------------